domingo, 11 de septiembre de 2011

Consejos vendo que para mí no tengo



Leyendo la entrevista en el diario Hoy al extinto presidente Fernández Vara no me resisto a opinar sobre lo que está pasando en Extremadura. Según él, los políticos adolescentes que han accedido al gobierno están improvisando, y deben ya ponerse a gobernar porque hay problemas urgentes. Por cierto, para resolverlos sería necesario hacer caso de sus sabios consejos.

Pues a mí me parece que el cambio de gobierno está suponiendo una auténtica revolución cuyos efectos notaremos más pronto que tarde. Guste o no, en Extremadura había un régimen, porque 30 años de gobierno dan siempre lugar al nacimiento de un régimen, sea del signo que sea, franquista, nacionalista o socialista. Y un régimen implica unas personas determinadas (aquí siempre estaban las mismas caras aunque cambiaran los despachos), una manera de hacer las cosas (por cierto no caracterizada por su transparencia e imparcialidad), unos beneficiados (todos sabían quiénes eran) y unos perjudicados (los que estaban al margen de él).

A la vista de todos están los aires de cambio, para unos demasiado radical y para otros demasiado light. Sea como sea, lo que teníamos se ha caído de golpe y la mejor prueba es la conmoción de muchos, que todavía se están preguntando por la matrícula del camión que les ha pasado por encima.

En cuanto al futuro de Extremadura, predecirlo es cosa de augures y a mí el cielo no me ha dotado del don de la clarividencia. Pero me voy a permitir hacer un par de predicciones.

El PP va a gobernar cuatro años al menos. Aunque al ex-presidente no se le caiga de la boca el tema de una moción de censura que ya le gustaría poder plantear, esto es imparable. La corriente sopla en contra de un socialismo que, víctima de sus errores, va a pasar en pocos meses a la irrelevancia absoluta en toda España. Y Extremadura no va a ser una excepción.

Las cosas, salvo para algunos, no van a ir a peor. El cáncer de Extremadura es el desempleo, y una administración que pague a proveedores está haciendo más por el empleo que la que permite que las PYMES caigan como moscas, víctimas de políticas de derroche con cargo a facturas que no se van a pagar.

Pero sobre todo porque Einstein decía que no se pueden conseguir resultados distintos haciendo lo mismo. Y, vistos los resultados del gobierno de Vara, cualquier cambio es una invitación a la esperanza.

1 comentario:

  1. Tranquilo que la izquierda ya no existe, dentro de 4 telediarios se abara autodestruido completamente

    Por cierto estoy promoviendo el anarcocapitalismo entre los liberales y conservadores de España
    mi blog es liberalismoradical.blogspot.com

    ResponderEliminar